IAVANTE, Lideres en Formación y Evaluación Sanitaria

Salud lanza un curso orientado a minimizar las secuelas físicas y cognitivas de los pacientes con ictus

Esta formación, dirigida a diferentes especialistas médicos, pretende homogeneizar su actuación y la indicación de tratamientos efectivos que palien la pérdida de la función cerebral - 2018-06-25

El Complejo Multifuncional Avanzado de Simulación e Innovación Tecnológica, CMAT, sede granadina de la línea IAVANTE de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud acoge en estos días la primera edición del curso “Indicación de la trombectomía mecánica en el ictus isquémico agudo”. En él, 40 especialistas en Neurología, Medicina de Urgencias hospitalarias/extrahospitalarias y Medicina familiar y comunitaria de diferentes centros andaluces se entrenan en la detección, identificación de pacientes con ictus, y la indicación, en los casos pertinentes, de la realización de una trombectomía mecánica o abordaje quirúrgico que permite revertir total o parcialmente las secuelas que se pueden producir después de sufrir un ictus grave o agudo. 

Esta actividad está organizada por IAVANTE y el Servicio Andaluz de Salud de la mano del Plan Andaluz de Atención al Ictus. Su objetivo es formar al alumnado en el “Códito ICTUS” o la puesta en marcha de forma inmediata de las estructuras implicadas en el diagnóstico y tratamiento en fase aguda del ictus. Se trata de un sistema que permite la rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus a los servicios de urgencias. De este modo, puede ponerse en marcha el proceso intrahospitalario de diagnóstico definitivo y el potencial tratamiento mientras se traslada al paciente con ictus hasta el Servicio de Urgencias.

En caso de que sea adecuado, los especialistas podrán indicar una fibrinólisis, fármaco intravenoso aplicado para diluir el trombo, y/o una trombectomía mecánica al paciente afectado, esto es, una intervención que permite llegar al trombo a través de un acceso endovascular y extraerlo para restablecer la circulación. La intervención cuenta con un margen de seis horas desde que el paciente sufre los primeros síntomas para que la persona no se vea afectada de manera irreversible.

Según la propia Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, el ictus es una dolencia que sufren más de 17.000 personas al año en nuestra comunidad y en la que de su rápida atención depende la supervivencia de quien se ve afectado por él, así como su posterior recuperación sin secuelas. Es por ello que en la cadena asistencial del ictus es fundamental establecer sistemas que favorezcan una interconexión precisa entre los servicios de emergencia extra e intrahospitalarios.

Formación en la atención de paciente con ictus

Además del programa descrito, la Consejería de Salud, a través del Plan Andaluz de Atención al Ictus en colaboración con la línea IAVANTE de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud, ha formado a día de hoy a 60 especialistas neurólogos y radiólogos de centros hospitalarios procedentes de todas las provincias andaluzas en técnicas de neurosonología, una herramienta diagnóstica clave en el proceso diagnóstico de pacientes con ictus. Esta técnica aporta ventajas evidentes frente a otros procedimientos diagnósticos: es rápida, dinámica, económica, inocua, accesible y permite la monitoriza-ción del estado vascular del paciente en tiempo real.

Este curso, del que se han realizado ya dos ediciones, permite al alumnado ensayar las técnicas de diagnóstico por imagen en pacientes reales que han sufrido un ictus y se han ofrecido voluntarios para la práctica. 

La línea IAVANTE es una línea de actividad de la Fundación Pública Andaluza Progreso y Salud. Se orienta a la formación y evaluación de competencias técnicas profesionales en el entorno sanitario y, para ello, cuenta con una amplia oferta de cursos  que se imparten utilizando innovadoras metodologías de simulación con el fin de promover la calidad de la atención y la seguridad del paciente.