IAVANTE, Lideres en Formación y Evaluación Sanitaria

Investigadores de Cabimer estudian la influencia de los metales pesados en la salud de la retina

El proyecto cuenta con la participación de investigadores de la Universidad de Sevilla y con la colaboración de la ONCE - 2018-09-18

Investigadores de  la Consejería de Salud, que desarrollan su trabajo en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), junto con profesionales del Centro Nacional de Aceleradores de la Universidad de Sevilla, están llevando a cabo un estudio de investigación sobre la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) con la colaboración de la ONCE.

Algunos estudios previos determinan que los desequilibrios en los niveles de hierro, cobre y cinc influyen en la enfermedad degenerativa de la retina. Por ello, esta investigación, coordinada por las investigadoras Berta de la Cerda, de Cabimer, e Inés Ortega, del Centro Nacional de Aceleradores de la Universidad de Sevilla, tiene como objetivo definir la utilidad de la tecnología y los modelos biológicos que se proponen para estudiar el impacto de los metales pesados en la salud de la retina. Para ello, se utilizarán técnicas nucleares con aceleradores de partículas.

 Así, a través de esta investigación, denominada ‘Degeneración Macular asociada a la Edad: Estudio de la acumulación de metales-traza en modelos celulares y animales mediante técnicas nucleares con aceleradores de partículas’, se espera poder determinar los límites de detección alcanzables en este tipo de muestras y las condiciones del procedimiento más adecuadas. Igualmente, se propone evaluar la posible relación entre el perfil genético y los niveles de metales.

En este sentido, los resultados obtenidos servirán para proponer estudios sobre aproximaciones terapéuticas, como la quelación o la suplementación orientadas a modificar los niveles de materiales pesados en la retina.

 La Degeneración Macular Asociada  a la Edad

 La DMAE es una enfermedad degenerativa en la retina en la que se afecta la mácula, que es el área de visión central que proporciona la agudeza visual y que permite percibir detalles finos y pequeños.

Por ello, el paciente de DMAE experimenta dificultades crecientes para realizar actividades cotidianas como conducir o leer, incluso para discriminar colores y reconocer rostros. Al igual que otras enfermedades neurodegenerativas, es el resultado de la interacción de factores medioambientales con la predisposición genética, siendo el factor de riesgo el envejecimiento.

Esta enfermedad es la principal causa de ceguera en países desarrollados, afectando a una proporción elevada de la población a partir de los 60 años. La ausencia de terapias efectivas para revertir o ralentizar el progresivo deterioro de la capacidad visual que causa la DMAE es un serio problema de salud pública pues constituye la primera causa de ceguera del adulto en el mundo occidental. Se estima que, aproximadamente, 196 millones de personas sufrirán esta enfermedad en 2020 a nivel mundial.