IAVANTE, Lideres en Formación y Evaluación Sanitaria

Investigadores de Cabimer reciben un reconocimiento de la presidenta de la Junta por sus proyectos de investigación sobre diabetes

Susana Díaz ha entregado a Benoit R. Gauthier y José Manuel Mellado Gil distinciones por sus aportaciones a esta enfermedad - 2018-09-18

Los investigadores de la Consejería de Salud, que desarrollan su trabajo en el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), Benoit R.Gauthier y José Manuel Mellado Gil, han recibido un reconocimiento de manos de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, por sus proyectos de investigación sobre la diabetes tipo 1.

Así, Susana Díaz ha hecho entrega de estas distinciones este sábado, en el marco de la II Marcha por una Meta sin Diabetes, organizada por el movimiento Diabetes Cero, en Padul (Granada). Cabe recordar que, recientemente, fruto de siete años de investigación, el trabajo liderado por el investigador principal Benoit R. Gauthier demostraba el alto potencial terapéutico de la molécula BL0021 ante la diabetes tipo 1.

Igualmente, durante la jornada, la presidenta de la Junta ha trasladado el “compromiso” del gobierno andaluz con el tratamiento y la investigación de la diabetes. En este sentido, Díaz ha celebrado la iniciativa de “todos los ciudadanos a favor de seguir investigando” y ha recordado la apuesta del ejecutivo de introducir un nuevo mecanismo de control de diabetes para sustituir los pinchazos por los parches-flash, una medida que “le va a cambiar la vida a más de 8.000 niños en Andalucía”.

Más de 2.000 personas, especialmente niños y adolescentes andaluces que padecen diabetes, se benefician de los nuevos sistemas de monitorización de la glucosa, que se incorporaron a la cartera de servicios de la sanidad pública andaluza el pasado mes de abril. La puesta en marcha de estos dispositivos en todas las provincias ha supuesto una inversión adicional de 3,5 millones de euros.

Se trata, por un lado, del sistema Flash, que beneficia a 2.006 niños de entre 14 y 18 años y que consiste en un dispositivo que se implanta en la piel de brazo y permite conocer el nivel de glucosa en sangre evitando la punción en los dedos, que en la población infantil suele ser superior a seis veces al día.

Por otro lado, el sistema combinado bomba-sensor, que beneficia a otras 30 personas, permite medir continuamente el nivel de glucosa, mejorando el control de la glucemia y reduciendo las bajadas graves de azúcar o hipoglucemias en pacientes que ya portan bomba de insulina y que, a pesar de ello, tiene dificultades en su control.